¿Cómo hacer para que los pequeños no le tengan miedo al dentista?

Llevar a los pequeñines es una de las labores más complicadas que hay, y es que no existe ni un solo niño al que le guste ir al dentista. Por una razón que puede parecer inexplicable, los niños le tienen miedo al dentista y no quieren ir ni siquiera cuando es la primera vez que lo van a visitar. Sin embargo como padres responsables es nuestro deber buscar dentistas en Monterrey que sean profesionales y nos ayuden a mantener la buena salud bucal de nuestros pequeños, también es nuestra responsabilidad llevarlos a estas citas y hacer todo lo que está en nuestras manos para evitar que nuestros pequeños le tengan miedo al dentista, ya que si desde pequeños les enseñamos a que no hay nada que temer al acudir al consultorio dental, les inculcaremos un estilo de vida muy sano y seguramente por ellos mismos podrán seguir acudiendo al dentista cuando estén más grandes, sin necesidad de que alguien mas les haga la cita o de que lleguen a circunstancias extremas. 

Muchas veces no tenemos idea de porque nuestros pequeños le tienen tanto miedo al dentista y es que probablemente no nos damos cuenta de cómo nosotros mismos fomentamos este miedo, seguramente te preguntarás: ¿cómo? Bueno, pues cuando uno le dice a su pequeño, por ejemplo que va a ir al doctor de los dientes, un niño automáticamente lo relaciona con un médico y ¿regularmente a qué llevamos a los niños al doctor? Además de sus consultas regulares, cuando son pequeños es cuando necesitan una mayor cantidad de vacunas y es por este motivo que empiezan a engendrar su miedo al doctor, así que si nosotros les decimos que el dentista es un doctor para los dientes, es altamente probable que el mismo miedo que tienen por las visitas al doctor empiece a formarse por el dentista, así que relacionar al dentista con el doctor no es la mejor idea. 

También es importante que nos fijemos en nuestra actitud antes de las citas dentales, tanto de las propias como de las de ellos, si los niños nos notan nerviosos o con miedo, les generaremos un sentimiento de que de verdad tienen motivos por los cuales están nerviosos, pues a veces se nos olvida que somos su más grande ejemplo y que nuestras actitudes y comportamientos son la base de su conducta. Mantenernos tranquilos y relajados antes de cualquier cita con el dentista es una de las mejores formas en las cuales podemos ayudar a nuestros pequeños a no sentirse tan nerviosos durante sus consultas. 

Otra cosa que podemos hacer es explicarles cómo son los procedimientos dentales y porqué son importantes, dejándoles bien claro que no tienen nada que temer, pues a la larga es mucho menos doloroso y mejor para ellos asistir al dentista que dejar que sus dientes se dañen. Enseñarles sobre la salud bucal nosotros mismos en casa a nuestros pequeños, es indispensable para que los niños sepan desde pequeños sobre su importancia y de esta forma le puedan perder miedo al dentista.